Fundadores

Conoce las personas que hicieron realidad nuestro proyecto de apoyo a los niños y ancianos de escasos recursos.

  • Agustín García Conde
  • Concepción Pardo Vda. de García Conde

AGUSTÍN GARCÍA CONDE Y DOÑA CONCHITA PARDO

Agustín García Conde fue descendiente de españoles, nace en Tlalpan el 28 de Agosto de 1862, al convertirse en hombre, su capacidad en el trabajo le permitió reunir una considerable fortuna y pronto el nombre de Agustín García Conde infundió respeto, provocaba admiración y lograba colocar su figura entre las más importantes e influyentes familias capitalinas, por lo años que siguieron al México revolucionario.

Este hombre tuvo como ideal, ayudar a los necesitados con parte de su fortuna, y escogió para canalizar su obra de beneficencia, el aspecto de la educación.

La señora doña Concepción Pardo Vda. De García Conde, esposa de Don Agustín, hizo realidad los sueños de su esposo fundando de manera filantrópica en el año de 1914, un establecimiento educativo y de caridad en su domicilio en la calle de Morelos 11, con el objeto de amparar a la niñez desvalida dándole educación y atendiendo su subsistencia.

El 13 de febrero de 1922, la señora doña Concepción Pardo Vda. De García Conde, deseando que su obra fuera perdurable y recibiera las prerrogativas de la Ley de Beneficencia Privada decide crear una Fundación de carácter permanente llamándola “Asilo Agustín García Conde, I.B.P.”, en memoria de su finado esposo.

Juan Mateos Portillo

JUAN MATEOS PORTILLO

A mediados de la década de los 50 el Ing. Juan Mateos Portillo creó la fundación “Mateos Portillo ” con el objetivo de llevar a cabo obras asistenciales en beneficio de los ancianos, para que en sus últimos años de existencia estuvieran atendidos.

El Ing. Juan Mateos Portillo, en el año de 1958 designó a su sobrino el Lic. Adolfo López Mateos, entonces Presidente de la República, como albacea de su herencia con el objetivo de que se aplicara al fin mencionado.

En el año de 1962, los propósitos del Ing. Juan Mateos Portillo se convirtieron en realidad, con la construcción de la Casa de Reposo para adultos mayores que hoy lleva su nombre, y el 20 de diciembre de ese mismo año, el patrimonio e inmueble se entrega al Nacional Monte de Piedad, I.A.P.

Pedro Romero de Terreros

PEDRO ROMERO DE TERREROS

Pedro Romero de Terreros un filántropo español. Primer Conde de Regla y primer Marqués de San Cristóbal y San Francisco. Nació en Cartagena (Sevilla) en 1710. A la muerte de su padre pasó a la Nueva España teniendo la edad de 22 años.

El Sacro y Real Monte de Piedad de Ánimas fue inaugurado por el Conde de Santa María de Regla, Don Pedro Romero de Terreros el sábado 25 de febrero de 1775, con una cantidad de 300 mil pesos oro para esta obra asistencial, dinero destinado del propio peculio del Fundador.

Pedro Romero de Terreros Murió en 1781, en su hacienda de San Miguel Regla, Hidalgo. Sus cenizas reposan en el Colegio de San Francisco de Pachuca. El Monte de Piedad de México, ostenta en su fachada el busto de su ilustre fundador.

¡No dudes en escribirnos o llamarnos!

CONTÁCTANOS HOY PARA OBTENER MÁS INFORMACIÓN

SOLICITA INFORMES

Fundación para la Promoción Humana I.A.P

Fundación para la Promoción Humana, I.A.P

Somos una Institución de Asistencia Privada que apoya a personas de escasos recursos económicos, a través de la prestación de servicios de calidad en educación desde nivel básico hasta el medio superior. La actividad asistencial de la Fundación está encaminada, tanto al alumnado de escasos recursos, como a los adultos mayores. Para los alumnos, de forma general con cuotas de recuperación por debajo de lo que cobran en otras Instituciones de Asistencia Privada y en forma particular, con el otorgamiento de becas.

Para los adultos mayores de igual manera, de forma general con cuotas de recuperación por debajo de lo que se cobra en otras Instituciones de Asistencia Privada y en forma particular, con la Atención Geronto- Geriátrica respectiva, sin olvidar cubrir la necesidad de estancia limpia y segura, la necesidad de comida y lo más importante, la necesidad de sentirse útiles y queridos.

Subir